Suelo radiante y Aerotermia, la mejor solución para tu vivienda

suelo radiante

El suelo radiante se ha convertido con el paso de los años en una solución muy a la orden del día en obras de construcción nueva. Y es que actualmente, el suelo radiante se puede instalar con distintos sistemas de generación de calor. Aún así, los más recomendados son la aerotermia, la geotermia, la caldera de condensación y la energía solar térmica. ¿Y por qué estos son los más recomendados? Muy sencillo, porque el suelo radiante es un sistema de baja temperatura, con lo que combinándolos con sistemas de generación de calor eficientes se consiguen enormes ahorros.

aerotermia

De entre todos estos sistemas, podemos decir que las bombas de calor son el sistema que mejor trabajan con el suelo radiante. El secreto radica en que las bombas de calor de suelo radiante son intercambiadores de calor, sustraen el calor del aire y lo trasladan al agua que circula dentro del sistema interno de la casa. Además, al trabajar a baja temperatura, necesitamos muy poca energía para calentar nuestra casa. Y podemos usarla tanto para calefacción como para aire acondicionado. 

Hasta 70% de ahorro en energía:

La combinación de suelo radiante y aerotermia proporciona ahorros de energía, ya que la temperatura de trabajo de la calefacción es baja y además cuenta con la ventaja de usar un generador que usa una fuente de energía renovable para capturar su energía, por lo que se reducen las emisiones de CO2  respecto al uso de otros sistemas y se ahorra energía.

Gran confort:

La combinación de aerotermia y suelo radiante consigue un gran confort en la vivienda. El calor se reparte de forma uniforme a través de toda la vivienda y no se concentra en un solo punto, como ocurre con otros emisores térmicos, por lo que es quizás el suelo radiante el sistema que más confort proporciona.

Eficiencia energética

El suelo radiante conectado a un generador como la bomba de calor aerotérmica y dimensionado para trabajar a baja temperatura de calefacción alcanza una elevada eficiencia energética. Por ejemplo, en invierno, con una temperatura de impulsión de agua de entre 35 – 45 grados no sólo permite ahorrar energía trabajando a baja temperatura sino que se consiguen elevados rendimientos con la combinación de aerotermia y suelo radiante.

Inversión amortizable

Pese a la inversión inicial de la instalación de suelo radiante y aerotermia se amortiza en un plazo de tiempo razonable debido al ahorro de energía que se consigue en toda la instalación.

Si estás interesado en este tipo de instalación para tu vivienda, mándanos un plano de tu vivienda y te haremos un presupuesto gratuito sin compromiso alguno.

Más información por aquí: http://www.aguahorro.com/aerotermia/

Deja un comentario